Cibercultura

Videojuegos Chilenos

Sus oficinas lucen como una desordenada habitación compartida por estudiantes universitarios. Hay decenas de juguetes y figuritas de series animadas sobre las mesas, paredes tapizadas con dibujos, caricaturas e, incluso, antiguas máquinas de juegos de los 80. Este es el ambiente en el cual trabajan los cerca de 20 miembros de la empresa Wanako Games, quienes desde la avenida El Bosque, en Santiago, desarrollan videojuegos que se comercializan en Estados Unidos.

Se trata de un incipiente negocio en en el cual comienzan a incursionar un grupo de talentosos jóvenes chilenos, en su mayoría expertos en diseño gráfico, diseñadores y dibujantes que desde niños han sentido pasión por los videojuegos. Además de los chicos de Wanako, en Viña del Mar opera Psychoworld, una empresa encabezada por dos jóvenes que diseñan títulos para celulares que se venden en Chile, Taiwán, Noruega y Eslovenia (ver recuadro).

Talentos chilenos
Según cuenta Tiburcio de la Cárcova (argentino, 33), gerente de desarrollo de Wanako Games, la compañía comenzó a operar hace unos tres años en Santiago y desde entonces han lanzado una decena de títulos. De la Cárcova explica que aunque todos los juegos son producidos en Chile, la sede central está en Nueva York, "ya que todo lo que hacemos se exporta a Estados Unidos. La semana pasada salió a la venta el juego Polar Tubing, que se descarga por internet, y dentro de un par de meses se comercializará nuestro primer título que será vendido en las grandes tiendas estadounidenses: se llama Evergirl y es financiado por la compañía THQ, con licencia de Nickelodeon", dice.

Entre los integrantes de Wanako hay ilustradores, diseñadores gráficos, productores, programadores, animadores y modeladores 3D. "Es un trabajo multidisciplinario, parecido a una película, pero con la diferencia de que acá el espectador no es pasivo, interactúa con el producto. Es muy entretenido, pero no es que pasemos jugando todo el día como la gente se imagina", cuentan los gemelos Andrés y Carlos Bordeu, cuya labor es hacer de nexo entre la labor de los programadores de los videojuegos y los artistas que crean los personajes.

Tanto los hermanos Bordeu como la mayor parte de los integrantes de esta empresa son aficionados a los videojuegos que comenzaron realizando modificaciones para juegos como Quake 3, hasta que los "descubrieron" en Wanako.

Eduardo Cartes (23), por ejemplo, estaba realizando un curso de 3Dmax en la sede de Computer Design (Los Conquistadores 2134, Santiago) cuando su profesor, Carlos Porcu, lo recomendó. "Acá les enseñamos a usar este software, en cursos que duran cuatro meses y tienen un costo de $ 800 mil. La ventaja es que con este programa aprenden a hacer el modelado de personajes y la visualización", explica Porcu.

Un chileno en Electronics Arts
El siguiente paso de la compañía es el desarrollo de videojuegos para consolas. "Con Microsoft estamos trabajando en un proyecto que se llama Live Arcade, para Xbox 360. Son juegos que se van a poder descargar desde internet a la consola, una nueva revolución", dice Tiburcio de la Cárcova, quien agrega que buscan más talentos (jobs@wanakogames.com).

Otro caso digno de destacar es el de Oscar Contreras, un chileno que trabaja creando personajes para la compañía Electronics Arts.

Según cuenta, ingresó en 2003 para trabajar en la segunda parte del exitoso título Los Sims. Explica que llegó a California con la meta de trabajar en producciones animadas y lo logró.

"Desde chico siempre me habían gustado los videojuegos y la verdad es que nunca pensé que terminaría ganándome la vida en esto", cuenta a La Tercera. Los últimos proyectos que ha llevado a cabo son la creación de personajes para Los Sims, las consolas PS2, Xbox y GameCube.

Juegos para celulares made in Viña del Mar
Comenzaron hace un año medio y hoy poseen una empresa con 15 personas funcionando en la incubadora de la Universidad Federico Santa María, en Viña del Mar.

Se trata de Max Celedón y César Hernández, quienes diseñan videojuegos para celular. Tal ha sido su éxito que hoy viven de esto, sus juegos son comercializados por operadores telefónicos en Noruega, Eslovenia y Taiwán.

"Nuestros clientes son los operadores. Ellos colocan los juegos y, si se venden, pagan. Es un modelo de negocios compartido", explica Max. En Chile, Movistar y Entel también ofrecen los juegos desarrollados por estos jóvenes.

"Entre lo último está un juego de fútbol para Entel que se llama Liga Chilena. La próxima semana aparece otro en Movistar que se llama Rumbo al Mundial", agrega.

También desarrollaron un sistema para usar Messenger en el celular que se vende en Estados Unidos, pero no en Chile. "Pensamos que acá no han querido incorporarlo porque les arruina el negocio de los SMS. Estos cuestan 50 pesos por mensaje y con nuestro programa cada mensaje cuesta sólo 5 pesos", dice Celedón.

Fuente: La Tercera.

Comentarios: